lunes, 5 de abril de 2010

LA NECRÓPOLIS DE LA GUANCHA SIGUE EN MANOS DE LA DESIDIA INSTITUCIONAL.


El pasado mes de noviembre, el Cabildo de Gran Canaria, a través de la consejería insular de Cultura, anunciaba una primera fase de actuaciones en la necrópolis de La Guancha. Esta primera fase de actuación contemplaba la limpieza del yacimiento y la adecuación de paseos interiores.

También estaba prevista la ejecución de una serie de obras para dotar a la necrópolis, de accesos para personas con movilidad reducida. Además las obras contemplaban la instalación de un nuevo vallado en el recinto. El proyecto contemplaba también una fase de excavaciones y la restauración y consolidación de las estructuras del yacimiento.

Finalmente, lo único que se ejecutó en parte fue la adecuación de los paseos interiores, con la colocación de una rampa de hierro, que dos meses después, presenta un estado inconcluso donde la oxidación del material empleado es una cruda realidad, sobre todo por la cercanía del mar.

Del resto de intervenciones nada más se ha sabido, lo que tampoco es de extrañar, si se tiene en cuenta el estado de deterioro que presentan muchos yacimientos arqueológicos de la comarca norte.

Así, hay que destacar el estado del yacimiento de Caserones en La Aldea de San Nicolás, donde las vallas de protección, una vez más, llevan desde el último temporal tiradas en el suelo, o el estado de la cubierta del yacimiento de la Cueva Pintada, “ La supuesta Joya de la Corona”, deteriorada en buena parte por los últimos temporales con aberturas por donde se cuelan hasta los gatos.

Otros yacimientos de la comarca, como el Maipez de Agaete, llevan años cerrados al público, por obras interminables, de las que se sabe cuando comenzaron, pero no cuando acabarán.

En los últimos años es cierto que se ha invertido en el acondicionamiento de los yacimientos arqueológicos de la comarca, caso de La Guancha, donde cada dos por tres se cambia el cerramiento o se retoca, pero la rentabilidad de esas inversiones es más que dudosa, ya que se gastan dinerales en accesorios para esos recintos, que al poco tiempo, quedan inutilizados, y lo que es peor, dañan gravemente el tesoro que es este patrimonio cultural para los canarios.

Antes y ahora, la gestión de nuestro patrimonio cultural sigue padeciendo la misma enfermedad, la de los políticos que solo quieren salir del paso, sin creer en la defensa de nuestro gran tesoro cultural.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy un visitante asiduo y un gran admirador de Gran Canaria, he intentado en algunas ocasiones visitar La guancha y Tufia, pero es una empresa casi imposile! Alguien sabria como puedo hacer para lograrlo??

DORAMAS dijo...

Explícate, pues no entiendo lo de una empresa imposible.